Tragos amargos.

Si apago las luces, cierro los ojos e intento dejar todo en absoluto silencio, solo espero escuchar el palpitar de mi corazón.

Pero como algunas veces no sucede, acá sí la razón le gana al corazón y lo que realmente siento es un inevitable sentimiento de pensar en cosas pasadas con aroma a perpetuidad. Un pequeño fantasma que atormenta mi mente cuando menos necesito tenerlo. Ese trago amargo que siempre tenemos con el cual soñamos que llegue a nosotros otra vez y volver a beber de él… si, porque somos masoquistas.

Ojalá llegara un verano infernal que evaporará todas esas sobras de trago que quedan en copas que quieren llenarse de nuevo; pero de otro licor, uno dulce y aromático que al sentir su aroma te convenza que debes tomarlo para no sentir más ese ardor por todo tu cuerpo.

Un amor incondicional

Sentir tu calor, tu tacto por todo mi cuerpo cuando tratas de llamar mi atención, solo eso necesito para saber que eres tu, con quien quiero pasar mis días enteros; es que con tan solo ver tus grandes ojos oscuros llenos de amor en los que fácilmente me pierdo, parecen ser un portal donde me puedo ver sin ser juzgada por lo que soy o por lo que hago.
Con su pelo rubio y crespo que ha cualquier persona enloquece, tus ganas de correrte el mundo en un día, mostrando tus hermosos dientes torcidos y tu particular mueca, además de tu infinita energía, me hacen comprobar que tu llegaste a mi vida para liberar todas mis preocupaciones al verte.
Aunque cada mañana en la que me despiertas lo primero que percibo es el aroma fétido de tu aliento, tus besos desenfrenados y tu tacto frío gracias a la mañana helada que Dios nos ha regalado, es algo incomodo para ser lo primero en el día, pero, cuando te veo solo puedo abrazarte y abrir mi boca para esbozar mis primeras palabras del día y decirte:

¡Buen día amor de mi vida!, como amanece el perro mas hermoso de toda la tierra.
Él me recibe con un ‘lenguetazoy ladra de alegría.

Uno de los mejores regalos de la vida es tener una mascota, pero más, tener a un Cooper como el que tengo yo… MI AMOR INCONDICIONAL.

Día tras día…

Bueno, esta es la historia de una desempleada que nunca ha sido empleada.

Si, soy recién egresada de una prestigiosa universidad publica de mi bello país. Recién salidita de un alma mater que enamora con sus pasillos llenos de estudiantes con miles de cosas en la mente, combos de empanadas para almorzar y un particular olor que pocos reconocerán.
Al salir de allá, pensé que todo lo que venia seria mas emocionante que aquellos días en los que debía correr porque iba tarde para clase de 6 AM y más porque vivía a 30 minutos en bus de la universidad. Pero no, todo ha sido preocupación. Primero al escuchar a algunos conocidos contado sus odiseas al intentar buscar trabajo; luego el hecho de saber que yo iba a entrar a ese selecto pero no insignificativo grupo social: ‘desempleados’, si podemos llamarlo así.
Es que es muy jijuemama levantarse, preparar un café, prender la computadora para ver las mismas ofertas laborales que has visto desde días anteriores y así sentir pasar día tras día… Y esto me hace preguntar ¿es que no hay oportunidades laborales en mi país? ¿el Estado no esta generando nuevas opciones o alternativas para sus nuevos profesionales? ¿soy muy salada? ¿es enserio que se necesita ‘palanca’ para poder ser empleado? y muchas más que realmente me da pereza escribir.

Solo espero, que en algún momento con el aroma de café en la mañana encuentre la oportunidad para terminar con toda esta tensión que he tenido en mis últimos días, algo así como un revenido.

A veces es mas fácil, si solo se escribe.

Realmente fue difícil para mi, iniciar con esto.

Muchas veces he intentado ser constante en algo, pero siempre pasa algún suceso que me impide continuar. No solo en acciones, también en sentimientos; como aquella vez que quería ser una deportista de alto rendimiento, pero por una pequeña lesión termine en una cirugía o simplemente cuando luche por un amor durante 6 años pero al final, no pude olvidar todo lo que había perdido por estar tras el.

Me encanta escribir, siento que es la forma mas natural como los humanos podemos reflejar lo que vemos o pensamos. No se como tal que pretendo, que quiero o que voy a hacer con esto. Lo único que quisiera lograr es liberar mis ideas con unos cuantos movimientos de mis dedos y tal vez entretener, pero lo ultimo vendrá por añadidura.